30 dic. 2010

Locuras



¿Estamos todos locos? Quizás sí o quizás la vida esté loca. Estar loco no es estar desecho ni albergar un oscuro secreto. Es ser como tú o como yo, pero amplificado; si alguna vez has dicho una mentira y te ha gustado o si has deseado ser un crío para siempre. Cuando no quieres sentir, la muerte puede parecer un sueño, pero ver la muerte, verla de verdad, hace que soñar con ella resulte ridículo. Como duele sonreír, como intentas encajar pero no puedes, como te haces daño por fuera para intentar matar lo que sientes por dentro. Puede que haya un momento, cuando crecemos, en que algo se nos desprende. Los pensamientos son difíciles de controlar pero de repente empezamos a sentir las cosas otra vez y nos damos cuenta que las personas no son perfectas, pero somos personas.

19 dic. 2010

Derrotas


 
No se nos intimida con facilidad, no nos amedrentamos, no nos echamos atrás ni nos rendimos. Para poder vivir debemos creer que la derrota no es una opción, que por muy mal que estemos siempre queda una esperanza, pero incluso cuando la esperanza da paso a la realidad y tenemos que rendirnos solo significa que hemos perdido la batalla de hoy pero no la de mañana. Ocurre algo con la derrota, si te dejas y te rindes de verdad, olvidas por que estabas luchando antes. Las derrotas complican nuestras vidas, pero quizás sea su fin. El dolor, el miedo, la miseria, quizá pasar por eso nos hace seguir viviendo, es lo que nos empuja, quizá necesitemos complicaciones para asumir responsabilidades.

18 dic. 2010

Enamorarse



Es extraño, un día te despiertas y todo ha cambiado, tu vida ha sufrido una metamorfosis de la que aun no eres consciente pero intuitivamente te hace sentir extraño. Un día, sin previo aviso, ya no eres el de antes, ya no sientes lo de antes, no miras las cosas igual, no idealizas a las personas como solías y te das cuenta, poco a poco, de que ya no llevas las riendas de tu vida, que ese joven salido, perturbado sexualmente y marcado por una adolescencia nómada e irreal, se vuelve loco al no poder explicar por qué le pasa a él, por qué alguien a tomado posesión así de algo tan íntimo, por qué siente ansiedad cuando no está y júbilo cuando hablan. La putada del amor… la droga más cruel y maravillosa que todos anhelamos saborear pero que sólo unos pocos privilegiados tocan durante un período de sus vidas...

13 dic. 2010

Batallas


Lo sacrificamos todo por un momento de gloria. Hay días en que parece que los sacrificios merecen la pena y días en lo que todo parece un sacrificio. Puedes tener lo que quieras si sacrificas todo lo demás ya que, a menudo, perseguir lo que deseas es renunciar a lo que sabes que es correcto. Dejar entrar a alguien significa derrumbar los muros que has construido durante toda tu vida, claro que los sacrificios más difíciles son los que no vemos venir, cuando no tenemos tiempo de pensar una estrategia, de apartarnos o de calcular las bajas. Cuando eso pasa, cuando la batalla nos escoge a nosotros y no al contrario, el sacrificio puede llegar a ser mayor de lo que podemos soportar.

9 dic. 2010

Nuestra Biología



Cuando alguien toca lo nuestro nos convertimos en territoriales. Aprendemos a competir, buscamos refugio. La biología dice que somos quienes somos desde que nacemos, que nuestro ADN está escrito en piedra, aunque no explica todo lo que somos. Somos humanos. La vida nos cambia, desarrollamos nuevos rasgos, nos volvemos menos territoriales, paramos de competir, aprendemos de nuestros errores, nos enfrentamos a nuestros mayores miedos. Para bien o para mal encontramos maneras de ir más allá de nuestra biología. El riesgo, por supuesto, es que cambiemos demasiado porque encontrar el camino de vuelta puede ser difícil, no hay una brújula o un mapa que nos ayude. Solo tenemos que cerrar los ojos, dar un paso y rezar para llegar allí.

7 dic. 2010

Oportunidades


La energía, la materia, siempre están cambiando, metamorfoseándose, fusionándose, creciendo, muriendo. Lo antinatural es que las personas intentemos no cambiar, que queramos aferrarnos a como era todo antes en vez de dejar que sea lo que es, que queramos aferrarnos a viejos recuerdos en lugar de generar otros nuevos, que insistamos en creer que pese a los indicios científicos, todo en la vida es permanente. El cambio es constante y como vivamos ese cambio depende de nosotros. Puede parecernos la muerte o una segunda oportunidad en la vida. Si nos relajamos y nos dejamos llevar puede parecernos pura adrenalina, como si en cualquier momento tuviéramos otra oportunidad, como si en cualquier momento pudiéramos nacer de nuevo.

21 nov. 2010

Tormentas


Dicen que los rayos no impactan dos veces en el mismo sitio, eso es un mito. Lo que pasa es que suelen atinar la primera vez. Cuando has sido golpeado con una descarga de 30.000 amperios, lo nota. Puede hacerte olvidar quien eres, puede quemarte, cegarte, pararte el corazón y provocar graves lesiones internas. Para ser algo que pasa en milésimas de segundo te puede cambiar la vida para siempre.

Los rayos no suelen impactar dos veces, es un hecho realmente único, aunque parezca que la descarga vuelva una y otra vez. Poco a poco el dolor se irá, se irá pasando el shock y la herida cicatrizará, te recuperarás de lo que no pudiste predecir. A veces la suerte está de tu parte. Sí estás en el lugar adecuado, en el momento adecuado, puedes sufrir un revés y aun así sobrevivir.

1 nov. 2010

Cambios reales


Cambiamos de piel a nuestra manera. Biológicamente somos gente completamente nueva a pesar de que es posible que parezcamos los mismos. El cambio no es visible, al menos no en la mayoría de nosotros, pero todos cambiamos completamente, para siempre. Cuando decimos cosas como “la gente no cambia”, los científicos se vuelven locos porque el cambio es literal. La energía es importante, está siempre cambiando, transformándose, fusionándose, creciendo, muriendo.

La forma en la que la gente trata de no cambiar es antinatural. La manera en la que nos aferramos a las cosas que eran en lugar de aceptar lo que son, la forma en la que nos aferramos a los viejos recuerdos en lugar de generar otros nuevos, la forma en la que insistimos en creer a pesar de que todo en esta vida es permanente. El cambio es constante y el cómo lo experimentamos está en nuestras manos. Podemos sentir como si muriéramos o podemos tomarlo como una segunda oportunidad. Si abrimos nuestra alma nos relajamos, nos dejamos llevar. Se puede sentir una adrenalina pura, como si en cualquier momento pudiéramos tener una nueva oportunidad en la vida, como si en cualquier momento pudiésemos volver a nacer.

27 ago. 2010

¡Sueños!



Cuando eres pequeño la noche te da miedo porque hay monstros escondidos bajo la cama. Cuando creces esos monstros son diferentes. La inseguridad, la soledad, el arrepentimiento. Y aun que seas mayor y más sabio sigues teniendo miedo a la oscuridad.

Dormir, es lo más fácil del mundo. Solo hay que cerrar los ojos pero para muchos de nosotros el sueño parece fuera de nuestro alcance. Queremos dormir pero no sabemos cómo lograrlo, pero en cuanto nos enfrentamos a nuestros demonios, a nuestros miedos y buscamos ayuda en los demás, la noche no da tanto miedo porque nos damos cuenta que no estamos solos en la oscuridad.

25 ago. 2010

El pasado...


Vivimos en un mundo de constante progreso, siempre hacia delante. Si te paras, te quedas atrás, pero por mucho que tratemos de mirar hacia delante, por muy tentador que sea no mirar hacia atrás, el pasado siempre vuelve para darnos una lección. Y como la historia nos demuestra, los que olvidan el pasado están condenados a repetirlo. A veces no puedes dejar marchar al pasado y a veces haríamos cualquier cosa por olvidarlo. Y a veces aprendemos algo nuevo del pasado que cambia todo lo que sabemos del presente.

24 ago. 2010

Comienzos...



¿Quién decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo? No es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año. Es un acontecimiento, grande o pequeño, algo que nos cambia, que nos da esperanza. Una nueva forma de vivir y de contemplar el mundo para dejar pasar los viejos hábitos, los recuerdos,… lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar aunque hay que recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.

11 ago. 2010

Etapas...

Sé que no soy la mejor persona del mundo, sé que cometo errores, sé que a veces puedo hacer daño, pero soy humano y a veces me equivoco. Cada uno de los errores y aciertos de mi vida me han llevado hasta este momento y la verdad es que no me arrepiento. Sin embargo, desde aquí, quiero pedir disculpas a todas las personas, amigos y compañeros que he dejado atrás en un momento determinado de mi vida. No sé si ha sido un error o tal vez un acierto, pero de lo que sí estoy seguro es que la vida solo nos da una oportunidad de ser felices, y yo la voy a aprovechar.

17 jul. 2010

Sacrificios y constancia

Algunas personas no nos dormimos en los laureles, no nos relajamos, no estamos quietas. Sea cual sea el juego, nos gusta ganar y cuando ganamos buscamos otro juego. En las fotos los escaladores en la cima de la montaña están sonrientes, pletóricos, triunfantes. Nadie hace fotos del camino, porque ¿quién quiere recordarlo? Nos exigimos porque es necesario, no porque nos guste. El implacable ascenso, el dolor y la angustia mientras intentas superarte. Nadie hace fotos de eso, nadie quiere acordarse. Solo queremos recordar las vistas desde la cima, el incomparable momento en la cumbre del mundo. Eso nos ayuda a seguir ascendiendo y el dolor merece la pena. Eso es lo extraño, que merece la pena.

16 jul. 2010

Adios

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría darte las gracias por haberte portado así, por hacer que en tí se hicieran realidad muchos de mis deseos. Podría reprocharte muchas cosas y hacer que esta despedida se convierta en un infierno, pero tal vez no merezca la pena... Adios.

...Un año...

14 jul. 2010

Evolución

Nos gusta creer que somos seres racionales, humanos, conscientes, civilizados, considerados,… pero cuando la vida se complica, aun que solo sea un poco, la evidencia salta a la vista. No somos mejores que los animales. Tenemos pulgares prensiles, pensamos, caminamos erguidos, hablamos y soñamos, pero lo más profundo de nosotros sigue en los fangos primigenios, mordiendo, arañando, viviendo en un mundo frio y oscuro, como los sapos y los perezosos.

 

Hay un animal dentro de todos nosotros y quizá eso sea bueno. Nuestro instinto animal nos impele a buscar el calor, la compañía de la manada. Quizá nos sintamos enjaulados o quizá atrapados, aun así podemos hallar algún modo de sentirnos libres. Somos los cuidadores de los demás, somos los guardianes de nuestra humanidad y, aun que hay una bestia dentro de todos nosotros, lo que nos diferencia de los animales es que podemos pensar, sentir, hablar y amar y contra todo pronóstico, pese a nuestro instinto, evolucionamos.

13 jul. 2010

¿Felicidad?


Se suele creer que el pensamiento positivo ayuda a llevar una vida más feliz. De pequeños nos decían que sonriéramos y que pusiéramos cara de estar contentos, de mayores nos dicen que miremos el lado positivo, que no hay mal que por bien no venga y que el vaso está medio lleno. A veces la realidad se impone y te impide comportarte como si fueras feliz. La salud te puede fallar, tu pareja te puede engañar, tus amigos pueden defraudarte. En esos momentos solo quieres aceptar la realidad, olvidar las apariencias y ser tú mismo, asustado e infeliz.




Si le preguntas a la gente que quieren en la vida, la respuesta es sencilla, ser felices. Quizás sea esa expectativa lo que nos impide llegar a serlo. Quizás cuanto más intentemos obligarnos a ser felices, más confundidos estemos, hasta que ni nos reconocemos. En vez de eso seguimos sonriendo e intentamos ser esas personas felices que quisiéramos ser, hasta que nos damos cuenta que lo hemos tenido delante, ni en nuestros sueños ni en nuestras esperanzas, sino en lo que nos hace sentir cómodos, en lo que conocemos.