27 ago. 2010

¡Sueños!



Cuando eres pequeño la noche te da miedo porque hay monstros escondidos bajo la cama. Cuando creces esos monstros son diferentes. La inseguridad, la soledad, el arrepentimiento. Y aun que seas mayor y más sabio sigues teniendo miedo a la oscuridad.

Dormir, es lo más fácil del mundo. Solo hay que cerrar los ojos pero para muchos de nosotros el sueño parece fuera de nuestro alcance. Queremos dormir pero no sabemos cómo lograrlo, pero en cuanto nos enfrentamos a nuestros demonios, a nuestros miedos y buscamos ayuda en los demás, la noche no da tanto miedo porque nos damos cuenta que no estamos solos en la oscuridad.

25 ago. 2010

El pasado...


Vivimos en un mundo de constante progreso, siempre hacia delante. Si te paras, te quedas atrás, pero por mucho que tratemos de mirar hacia delante, por muy tentador que sea no mirar hacia atrás, el pasado siempre vuelve para darnos una lección. Y como la historia nos demuestra, los que olvidan el pasado están condenados a repetirlo. A veces no puedes dejar marchar al pasado y a veces haríamos cualquier cosa por olvidarlo. Y a veces aprendemos algo nuevo del pasado que cambia todo lo que sabemos del presente.

24 ago. 2010

Comienzos...



¿Quién decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo? No es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año. Es un acontecimiento, grande o pequeño, algo que nos cambia, que nos da esperanza. Una nueva forma de vivir y de contemplar el mundo para dejar pasar los viejos hábitos, los recuerdos,… lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar aunque hay que recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.

11 ago. 2010

Etapas...

Sé que no soy la mejor persona del mundo, sé que cometo errores, sé que a veces puedo hacer daño, pero soy humano y a veces me equivoco. Cada uno de los errores y aciertos de mi vida me han llevado hasta este momento y la verdad es que no me arrepiento. Sin embargo, desde aquí, quiero pedir disculpas a todas las personas, amigos y compañeros que he dejado atrás en un momento determinado de mi vida. No sé si ha sido un error o tal vez un acierto, pero de lo que sí estoy seguro es que la vida solo nos da una oportunidad de ser felices, y yo la voy a aprovechar.