30 dic. 2010

Locuras



¿Estamos todos locos? Quizás sí o quizás la vida esté loca. Estar loco no es estar desecho ni albergar un oscuro secreto. Es ser como tú o como yo, pero amplificado; si alguna vez has dicho una mentira y te ha gustado o si has deseado ser un crío para siempre. Cuando no quieres sentir, la muerte puede parecer un sueño, pero ver la muerte, verla de verdad, hace que soñar con ella resulte ridículo. Como duele sonreír, como intentas encajar pero no puedes, como te haces daño por fuera para intentar matar lo que sientes por dentro. Puede que haya un momento, cuando crecemos, en que algo se nos desprende. Los pensamientos son difíciles de controlar pero de repente empezamos a sentir las cosas otra vez y nos damos cuenta que las personas no son perfectas, pero somos personas.

19 dic. 2010

Derrotas


 
No se nos intimida con facilidad, no nos amedrentamos, no nos echamos atrás ni nos rendimos. Para poder vivir debemos creer que la derrota no es una opción, que por muy mal que estemos siempre queda una esperanza, pero incluso cuando la esperanza da paso a la realidad y tenemos que rendirnos solo significa que hemos perdido la batalla de hoy pero no la de mañana. Ocurre algo con la derrota, si te dejas y te rindes de verdad, olvidas por que estabas luchando antes. Las derrotas complican nuestras vidas, pero quizás sea su fin. El dolor, el miedo, la miseria, quizá pasar por eso nos hace seguir viviendo, es lo que nos empuja, quizá necesitemos complicaciones para asumir responsabilidades.

18 dic. 2010

Enamorarse



Es extraño, un día te despiertas y todo ha cambiado, tu vida ha sufrido una metamorfosis de la que aun no eres consciente pero intuitivamente te hace sentir extraño. Un día, sin previo aviso, ya no eres el de antes, ya no sientes lo de antes, no miras las cosas igual, no idealizas a las personas como solías y te das cuenta, poco a poco, de que ya no llevas las riendas de tu vida, que ese joven salido, perturbado sexualmente y marcado por una adolescencia nómada e irreal, se vuelve loco al no poder explicar por qué le pasa a él, por qué alguien a tomado posesión así de algo tan íntimo, por qué siente ansiedad cuando no está y júbilo cuando hablan. La putada del amor… la droga más cruel y maravillosa que todos anhelamos saborear pero que sólo unos pocos privilegiados tocan durante un período de sus vidas...

13 dic. 2010

Batallas


Lo sacrificamos todo por un momento de gloria. Hay días en que parece que los sacrificios merecen la pena y días en lo que todo parece un sacrificio. Puedes tener lo que quieras si sacrificas todo lo demás ya que, a menudo, perseguir lo que deseas es renunciar a lo que sabes que es correcto. Dejar entrar a alguien significa derrumbar los muros que has construido durante toda tu vida, claro que los sacrificios más difíciles son los que no vemos venir, cuando no tenemos tiempo de pensar una estrategia, de apartarnos o de calcular las bajas. Cuando eso pasa, cuando la batalla nos escoge a nosotros y no al contrario, el sacrificio puede llegar a ser mayor de lo que podemos soportar.

9 dic. 2010

Nuestra Biología



Cuando alguien toca lo nuestro nos convertimos en territoriales. Aprendemos a competir, buscamos refugio. La biología dice que somos quienes somos desde que nacemos, que nuestro ADN está escrito en piedra, aunque no explica todo lo que somos. Somos humanos. La vida nos cambia, desarrollamos nuevos rasgos, nos volvemos menos territoriales, paramos de competir, aprendemos de nuestros errores, nos enfrentamos a nuestros mayores miedos. Para bien o para mal encontramos maneras de ir más allá de nuestra biología. El riesgo, por supuesto, es que cambiemos demasiado porque encontrar el camino de vuelta puede ser difícil, no hay una brújula o un mapa que nos ayude. Solo tenemos que cerrar los ojos, dar un paso y rezar para llegar allí.

7 dic. 2010

Oportunidades


La energía, la materia, siempre están cambiando, metamorfoseándose, fusionándose, creciendo, muriendo. Lo antinatural es que las personas intentemos no cambiar, que queramos aferrarnos a como era todo antes en vez de dejar que sea lo que es, que queramos aferrarnos a viejos recuerdos en lugar de generar otros nuevos, que insistamos en creer que pese a los indicios científicos, todo en la vida es permanente. El cambio es constante y como vivamos ese cambio depende de nosotros. Puede parecernos la muerte o una segunda oportunidad en la vida. Si nos relajamos y nos dejamos llevar puede parecernos pura adrenalina, como si en cualquier momento tuviéramos otra oportunidad, como si en cualquier momento pudiéramos nacer de nuevo.