19 dic. 2010

Derrotas


 
No se nos intimida con facilidad, no nos amedrentamos, no nos echamos atrás ni nos rendimos. Para poder vivir debemos creer que la derrota no es una opción, que por muy mal que estemos siempre queda una esperanza, pero incluso cuando la esperanza da paso a la realidad y tenemos que rendirnos solo significa que hemos perdido la batalla de hoy pero no la de mañana. Ocurre algo con la derrota, si te dejas y te rindes de verdad, olvidas por que estabas luchando antes. Las derrotas complican nuestras vidas, pero quizás sea su fin. El dolor, el miedo, la miseria, quizá pasar por eso nos hace seguir viviendo, es lo que nos empuja, quizá necesitemos complicaciones para asumir responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario