13 feb. 2011

Apuestas



Una de las lecciones más duras en la vida es aprender a priorizar. Estamos entrenados para hacer todo lo posible para proteger nuestra vida y a quienes nos rodean, pero si tomar una decisión arriesgada nos ayuda a salvarnos, aprendemos a hacerlo sin dudar. No es una lección fácil de aprender y siempre termina con una pregunta ¿Qué está en juego? ¿Qué ganamos o perdemos? Al final del día somos solo jugadores tratando de no apostarlo todo.

Todo en la vida es un juego de grandes apuestas y no importa cuanto esté en juego. Tarde o temprano tendrás que fiarte de tu intuición y quizás, solo quizás, eso te llevará justo a donde deberías estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario