24 nov. 2012

Borrón y cuenta nueva



Todos queremos crecer. Estamos tan impacientes por ello, por aferrarnos a todas las oportunidades posibles de vivir, que no nos damos cuenta del hecho de que ahí fuera hace mucho frío. Porque madurar a veces significa dejar gente atrás, y cuando damos nuestro primer paso, ya estamos solos. El destino nos ha vuelto a unir, pero ahora es tarde. Todo ha cambiado, es diferente. Cuando me querías yo no podía quererte y ahora que puedo quererte ambos sentimos que se nos ha pasado la oportunidad.

A veces fantaseo con la idea de quererte pero acto seguido me doy cuenta que no puedo volver a hacerte pasar por lo mismo. El miedo me consume, no me permite ser feliz y lo que es peor, me niega la oportunidad de hacer feliz a alguien. Desearía un nuevo comienzo, hacer borrón y cuenta nueva. A veces sucede en un instante. Damos un paso hacia adelante y encontramos  un camino a seguir. Vemos un camino y lo tomamos, incluso cuando no tenemos idea de a  dónde vamos. Aun así no importa en qué nueva aventura nos estemos embarcando, nosotros seguimos siendo nosotros y tu recuerdo continúa mordiéndome las entrañas.

Necesitamos decirnos lo que pensamos, pero no siempre es fácil. A veces debemos ser forzados a ello para poder continuar viviendo nuestra vida. Debemos despedirnos, pero realmente es difícil decir adiós. A veces imposible, y cuando consiga dejarte ir, un trozo de mí, de mis pequeños recuerdos, recuerdos de toda nuestra vida, se irá contigo para siempre.

...

22 ene. 2012

Instantes



Durante los últimos meses despertar ha sido doloroso, la fría certeza de que aun estoy aquí me invade lentamente. Ahora no es solo ahora, es un frío recordatorio de que ha pasado un día desde ayer, un año desde el año pasado y de que tarde o temprano llegará. Al mirarme al espejo, lo que veo en él, no es tanto el rostro como la expresión de un dilema. Es un poco melodramático, supongo, pero por otra parte, tengo el corazón destrozado, siento como si me hundiera, como si me ahogara, como si no pudiese respirar. Por primera vez en mi vida no veo el futuro, los días transcurren entre la bruma, pero hoy he decidido que sea distinto, por fin.

En realidad me siento muy solo casi todo el tiempo, siempre me he sentido así. En fin, nacemos solos, morimos solos y mientras vivimos estamos total y absolutamente encerrados en nuestro cuerpo. Solo podemos experimentar el mundo externo a través de nuestra percepción sesgada de él.

Unas cuantas veces en mí vida he experimentado momentos de una claridad meridiana, en los que durante unos breves segundos el silencio ahoga el ruido y puedo sentir en lugar de pensar. Y todo parece muy definido y el mundo claro y fresco, como si todo acabara de nacer. Es imposible hacer que esos momentos duren. Yo me aferro a ellos, pero se desvanecen, como todo. He vivido mi vida en esos momentos. Ellos me transportan de vuelta al presente y entonces me doy cuenta que todo es justo como tiene que ser. Y así, sin más… llegó.