16 may. 2014

Enamorado

Es extraño, un día te despiertas y todo ha cambiado, tu vida ha sufrido una metamorfosis de la que aun no eres consciente pero intuitivamente te hace sentir extraño. Un día, sin previo aviso, ya no eres el de antes, ya no sientes lo de antes, no miras las cosas igual, no idealizas a las personas como solías y te das cuenta, poco a poco, de que ya no llevas las riendas de tu vida, que ese joven salido, perturbado sexualmente y marcado por una adolescencia nómada e irreal, se vuelve loco al no poder explicar por qué le pasa a él, por qué alguien a tomado posesión así de algo tan íntimo, por qué siente ansiedad cuando no está y júbilo cuando hablan. La putada del amor… la droga más cruel y maravillosa que todos anhelamos saborear pero que sólo unos pocos privilegiados tocan durante un período de sus vidas...


El 25 de enero me desperté como un día normal y cuando me acosté tenía novio. Ese día y algún tiempo después todavía no entendía la grandeza de la palabra novio ni que estaba haciendo, sólo una sensación dentro de mi que me decía "adelante, estas hacinado lo correcto". Poco tiempo después me di cuenta que acerté con la decisión, que me estaba enamorando de ese jovencito guapo, ilusionado con la vida y apasionado de los caballos. Hoy se que es el hombre de mi vida, que lo quiero con locura y que ya no me imagino mi vida sin el.

Hente gente que se dedica a hacer lo imposible para que rompamos. Llamadas anónimas, mensajes, gente que reza para que rompamos y así poder estar con el o conmigo,... Pues a toda esa gente le digo que "FIN". No digo fin porque ya hayamos roto, lo digo porque haré lo humano y lo inhumano para evitar que eso pase. Amo a mi novio, amo mi vida con el y si alguien pretende meter mierda entre nosotros que sepa que se encontrará con un muro delante. Conmigo. 

24 nov. 2012

Borrón y cuenta nueva



Todos queremos crecer. Estamos tan impacientes por ello, por aferrarnos a todas las oportunidades posibles de vivir, que no nos damos cuenta del hecho de que ahí fuera hace mucho frío. Porque madurar a veces significa dejar gente atrás, y cuando damos nuestro primer paso, ya estamos solos. El destino nos ha vuelto a unir, pero ahora es tarde. Todo ha cambiado, es diferente. Cuando me querías yo no podía quererte y ahora que puedo quererte ambos sentimos que se nos ha pasado la oportunidad.

A veces fantaseo con la idea de quererte pero acto seguido me doy cuenta que no puedo volver a hacerte pasar por lo mismo. El miedo me consume, no me permite ser feliz y lo que es peor, me niega la oportunidad de hacer feliz a alguien. Desearía un nuevo comienzo, hacer borrón y cuenta nueva. A veces sucede en un instante. Damos un paso hacia adelante y encontramos  un camino a seguir. Vemos un camino y lo tomamos, incluso cuando no tenemos idea de a  dónde vamos. Aun así no importa en qué nueva aventura nos estemos embarcando, nosotros seguimos siendo nosotros y tu recuerdo continúa mordiéndome las entrañas.

Necesitamos decirnos lo que pensamos, pero no siempre es fácil. A veces debemos ser forzados a ello para poder continuar viviendo nuestra vida. Debemos despedirnos, pero realmente es difícil decir adiós. A veces imposible, y cuando consiga dejarte ir, un trozo de mí, de mis pequeños recuerdos, recuerdos de toda nuestra vida, se irá contigo para siempre.

...

22 ene. 2012

Instantes



Durante los últimos meses despertar ha sido doloroso, la fría certeza de que aun estoy aquí me invade lentamente. Ahora no es solo ahora, es un frío recordatorio de que ha pasado un día desde ayer, un año desde el año pasado y de que tarde o temprano llegará. Al mirarme al espejo, lo que veo en él, no es tanto el rostro como la expresión de un dilema. Es un poco melodramático, supongo, pero por otra parte, tengo el corazón destrozado, siento como si me hundiera, como si me ahogara, como si no pudiese respirar. Por primera vez en mi vida no veo el futuro, los días transcurren entre la bruma, pero hoy he decidido que sea distinto, por fin.

En realidad me siento muy solo casi todo el tiempo, siempre me he sentido así. En fin, nacemos solos, morimos solos y mientras vivimos estamos total y absolutamente encerrados en nuestro cuerpo. Solo podemos experimentar el mundo externo a través de nuestra percepción sesgada de él.

Unas cuantas veces en mí vida he experimentado momentos de una claridad meridiana, en los que durante unos breves segundos el silencio ahoga el ruido y puedo sentir en lugar de pensar. Y todo parece muy definido y el mundo claro y fresco, como si todo acabara de nacer. Es imposible hacer que esos momentos duren. Yo me aferro a ellos, pero se desvanecen, como todo. He vivido mi vida en esos momentos. Ellos me transportan de vuelta al presente y entonces me doy cuenta que todo es justo como tiene que ser. Y así, sin más… llegó.

18 dic. 2011

Caminos


Trabajas, estudias, te preparas durante meses y años que te llevarán a un día, un día en el que darás un paso hacia delante. Ese día tienes que estar preparado para cualquier cosa. Aun así hay algo para lo que nunca estás lo suficientemente preparado, el día en el que das un paso hacia atrás.

A veces sucede en un instante, damos un paso hacia delante, nos convertimos en líderes, vemos un camino a seguir. Vemos un camino y lo tomamos, incluso cuando no tenemos ni idea de a dónde vamos o de dónde venimos. Algunas guerras nunca terminan, algunas lo hacen en una tregua precaria, algunas guerras terminan en una victoria absoluta, otras con un armisticio y algunas guerras acaban en esperanza. Pero esas guerras no son nada comparadas con la que más nos asusta, esa en la que aun tenemos que luchar.

23 oct. 2011

Hombres y Mujeres


Hay diferencias distintivas entre los cerebros de un hombre y de una mujer. El cerebro de las mujeres tiene un hipocampo más grande, el cual, normalmente, las hace mejores en retención y memoria. Por el contrario, el cerebro de los hombres tiene un córtex parietal más grande, lo que ayuda cuando tienen que defenderse de un ataque. Los cerebros de hombres y mujeres enfrentan los desafíos de formas y maneras diferentes, las mujeres están programadas para comunicarse con el lenguaje, detalles, empatía,… los hombres no mucho. Esto no significa que sean menos capaces de captar emociones. Podemos hablar de nuestros sentimientos, es solo que la mayoría de las veces preferiríamos no hacerlo.

Sé un hombre. La gente lo dice todo el tiempo, pero ¿qué significa eso? ¿Se trata de fuerza? ¿Se trata de sacrificio? ¿Se trata de ganar? Quizás es más simple que eso. Tienes que saber cuando no ser un hombre. A veces hace falta un hombre de verdad para poner al lado su ego, admitir la derrota y, simplemente, empezar de nuevo.

11 jul. 2011

Adios


He dejado de quererte, desde ahora, hace un rato. No quiero mentir y no puedo decir la verdad. Se acabó. Me dices que me quieres, pero ¿Dónde? ¿Dónde está ese amor? No lo siento ni lo toco, no lo noto; lo oigo, oigo palabras, pero no me sirven de nada tus palabras vacías. Digas lo que digas ya es tarde, ya está hecho y ahora por favor vete. Ahora ya no te quiero, adiós.

9 jul. 2011

Relaciones


Siempre dije que sería más feliz solo. Tendría mi trabajo, mis amigos, mi familia,… pero ¿alguien en tu vida todo el tiempo? Son más problemas de lo que vale la pena aguantar.

Hay una razón por la que digo que estoy bien solo. No es simplemente porque opine que seré feliz solo, es porque pienso que si amo a alguien, y entonces se acababa, no podría continuar. Es más fácil estar solo, porque ¿Si te das cuenta que necesitas amor y luego no lo tienes? ¿Y si te gusta y te apoyas en él? ¿Y si moldeas tu vida alrededor de ello y luego se derrumba? ¿Puedes sobrevivir a esa clase de dolor? Perder un amor es como perder la energía que te hace respirar, es como perder algo vital, es como morir. La única diferencia es que la muerte acaba ¿Y esto? ¡Podría continuar siempre!

22 may. 2011

Adaptarse


Todos hemos oído lo mismo. Es una de esas cosas que hemos aprendido en clase de 1º de la ESO en ciencias, adaptarse o morir. Sin embargo, adaptarse no es fácil, tienes que pelear con tus competidores, rechazar sus ataques y, a veces, tienes que matar. Haces lo que necesitas para sobrevivir. Renovarse o morir. Por muchas veces que la escuchemos la lección no se vuelve más fácil. El problema es que somos humanos, queremos más que simplemente sobrevivir, queremos amor, queremos éxito, queremos ser lo mejor que podemos ser. Luchamos como demonios para conseguir esas cosas porque cualquier otra cosa es como la muerte.

27 feb. 2011

Responsabilidades

Todos pensamos que somos las personas más responsables que conocemos. Sostenemos todo nuestro mundo, no flanqueamos, no pasamos detalles importantes por alto o no tomamos decisiones demasiado precipitadas porque estaría mal, ¿verdad? Somos responsables de nuestra vida y creemos tenerlo todo bajo control, pero el problema es que nosotros suspiramos. No podemos pensar detenidamente en nuestras propias vidas porque no tenemos una opinión sana. Cuando volvemos a ser nosotros mismos nos damos cuenta de que no nos queda nada, entonces ¿merece la pena sentirse responsable? Te tomas tus vitaminas, pagas tus impuestos, no cortas la línea. El universo todavía te da personas a las que amar y ellos se deslizan a través de tus dedos como el agua ¿y entonces que tienes? Vitaminas y nada más.

21 feb. 2011

Horas


¿Realmente qué puedes conseguir en una hora? ¿Hacer un recado? ¿Estar en un atasco? ¿Hacer un cambio de aceite? Cuando piensas en ello, una hora no es demasiado tiempo, solo es 60 minutos, 3.600 segundos, solo es eso. En la vida real una hora, a menudo, lo es todo. La llamamos la hora dorada, esa ventana mágica de tiempo que puede determinar el destino de una persona, tanto para bien como para mal. Una hora puede cambiar todo para siempre, una hora puede salvar tu vida, una hora puede cambiar tu opinión. A veces una hora es solo un regalo que nos damos. Para algunos, una hora puede significar casi nada, para otros, una hora marca el inicio o el fin de una etapa, pero al final sigue siendo solo una hora, una de muchas, muchas más por venir. 60 minutos, 3600 segundos, eso es todo hasta que una nueva hora empieza nuevamente, y ¿quien sabe que habrá en la próxima hora?

13 feb. 2011

Apuestas



Una de las lecciones más duras en la vida es aprender a priorizar. Estamos entrenados para hacer todo lo posible para proteger nuestra vida y a quienes nos rodean, pero si tomar una decisión arriesgada nos ayuda a salvarnos, aprendemos a hacerlo sin dudar. No es una lección fácil de aprender y siempre termina con una pregunta ¿Qué está en juego? ¿Qué ganamos o perdemos? Al final del día somos solo jugadores tratando de no apostarlo todo.

Todo en la vida es un juego de grandes apuestas y no importa cuanto esté en juego. Tarde o temprano tendrás que fiarte de tu intuición y quizás, solo quizás, eso te llevará justo a donde deberías estar.

5 feb. 2011

Placebo



A veces practicamos el arte del engaño todo el tiempo, damos respuestas vagas a preguntas complicadas, no hablamos sobre lo que no nos interesa. El placebo debe ser el mayor engaño; a la mitad de la gente les decimos la verdad, a la otra mitad solo esperamos que el placebo sea real y nos decimos a nosotros mismos que de alguna forma se sentirán mejor, creyendo que el engaño los hará más fuertes cuando en realidad les estamos dejando solos ante el peligro. Practicamos la decepción a menudo con nuestros amigos, con nuestra familia,… pero la peor decepción es con nosotros mismos. Es por eso que a veces nos lleva un tiempo darnos cuenta, que la verdad ha estado en frente a nosotros todo el tiempo.

2 ene. 2011

Pesares


El pesar puede manifestarse de muchas formas que en poco se parecen a una profunda pena. Todos tenemos alguna vez un pesar enorme y cada uno lo encaja a su manera. No solo sentimos pesar por la muerte, también por la vida, por la perdida, por el cambio. Cuando nos preguntamos porque a veces todo es un asco, porque duele tanto, debemos recordar que todo puede cambiar en un instante. Así sigues viviendo, cuando te duele tanto que no puedes respirar, así sobrevives. Recordando el día en que sin saber cómo, y aun que parezca imposible, no te sentías así, no te dolerá tanto. El pesar le llega a cada uno a su hora, a su manera. Lo mejor que podemos hacer, lo mejor que cualquiera puede hacer, es ser sincero. Lo peor del pesar es que no puedes controlarlo. Lo mejor que podemos hacer es permitirnos sentirlo cuando llega y liberarnos de él cuando podamos. Lo peor es que cuando crees que lo has superado vuelve otra vez y cada vez te deja sin aliento.

30 dic. 2010

Locuras



¿Estamos todos locos? Quizás sí o quizás la vida esté loca. Estar loco no es estar desecho ni albergar un oscuro secreto. Es ser como tú o como yo, pero amplificado; si alguna vez has dicho una mentira y te ha gustado o si has deseado ser un crío para siempre. Cuando no quieres sentir, la muerte puede parecer un sueño, pero ver la muerte, verla de verdad, hace que soñar con ella resulte ridículo. Como duele sonreír, como intentas encajar pero no puedes, como te haces daño por fuera para intentar matar lo que sientes por dentro. Puede que haya un momento, cuando crecemos, en que algo se nos desprende. Los pensamientos son difíciles de controlar pero de repente empezamos a sentir las cosas otra vez y nos damos cuenta que las personas no son perfectas, pero somos personas.

19 dic. 2010

Derrotas


 
No se nos intimida con facilidad, no nos amedrentamos, no nos echamos atrás ni nos rendimos. Para poder vivir debemos creer que la derrota no es una opción, que por muy mal que estemos siempre queda una esperanza, pero incluso cuando la esperanza da paso a la realidad y tenemos que rendirnos solo significa que hemos perdido la batalla de hoy pero no la de mañana. Ocurre algo con la derrota, si te dejas y te rindes de verdad, olvidas por que estabas luchando antes. Las derrotas complican nuestras vidas, pero quizás sea su fin. El dolor, el miedo, la miseria, quizá pasar por eso nos hace seguir viviendo, es lo que nos empuja, quizá necesitemos complicaciones para asumir responsabilidades.

18 dic. 2010

Enamorarse



Es extraño, un día te despiertas y todo ha cambiado, tu vida ha sufrido una metamorfosis de la que aun no eres consciente pero intuitivamente te hace sentir extraño. Un día, sin previo aviso, ya no eres el de antes, ya no sientes lo de antes, no miras las cosas igual, no idealizas a las personas como solías y te das cuenta, poco a poco, de que ya no llevas las riendas de tu vida, que ese joven salido, perturbado sexualmente y marcado por una adolescencia nómada e irreal, se vuelve loco al no poder explicar por qué le pasa a él, por qué alguien a tomado posesión así de algo tan íntimo, por qué siente ansiedad cuando no está y júbilo cuando hablan. La putada del amor… la droga más cruel y maravillosa que todos anhelamos saborear pero que sólo unos pocos privilegiados tocan durante un período de sus vidas...

13 dic. 2010

Batallas


Lo sacrificamos todo por un momento de gloria. Hay días en que parece que los sacrificios merecen la pena y días en lo que todo parece un sacrificio. Puedes tener lo que quieras si sacrificas todo lo demás ya que, a menudo, perseguir lo que deseas es renunciar a lo que sabes que es correcto. Dejar entrar a alguien significa derrumbar los muros que has construido durante toda tu vida, claro que los sacrificios más difíciles son los que no vemos venir, cuando no tenemos tiempo de pensar una estrategia, de apartarnos o de calcular las bajas. Cuando eso pasa, cuando la batalla nos escoge a nosotros y no al contrario, el sacrificio puede llegar a ser mayor de lo que podemos soportar.

9 dic. 2010

Nuestra Biología



Cuando alguien toca lo nuestro nos convertimos en territoriales. Aprendemos a competir, buscamos refugio. La biología dice que somos quienes somos desde que nacemos, que nuestro ADN está escrito en piedra, aunque no explica todo lo que somos. Somos humanos. La vida nos cambia, desarrollamos nuevos rasgos, nos volvemos menos territoriales, paramos de competir, aprendemos de nuestros errores, nos enfrentamos a nuestros mayores miedos. Para bien o para mal encontramos maneras de ir más allá de nuestra biología. El riesgo, por supuesto, es que cambiemos demasiado porque encontrar el camino de vuelta puede ser difícil, no hay una brújula o un mapa que nos ayude. Solo tenemos que cerrar los ojos, dar un paso y rezar para llegar allí.